CONFESIÓN

El padre no lo deja terminar.