EL VIEJILLO QUE SE MURIÓ

Siempre hay que pagar una penitencia.