ADAN Y EVA

Una triste realidad.